Tarta Corazón Especial de San Valentín

Tarta de corazón con nata

Como todos los años dentro de unos días llega el 14 de febrero, el día de San Valentín y nos encanta, por eso te proponemos esta receta de un postre muy rico.

Tengas pareja, no la tengas, estés enamorad@ o no, tengas un montón de amigos con los que compartir, poquitos, pero muy especiales o simplemente quieras hacer algo especial para ti mismo, puedes hacer esta receta y darte una alegría.

Esta tarta de corazón sorprenderá a esa persona tan especial para ti.

Si no te gusta San Valentín porque consideras que es una fiesta consumista, hazlo con tus manitas, no compres nada hecho, lo más especial es hacerlo con amor y cariño y que mejor que un dulce para alegrar a tu pareja. ¡A nadie le amarga un dulce!

Te proponemos una tarta de fresas, ya que, por su color rojo, es una de las frutas que más se adecuan a esta fecha, pero si no te gustan, no te preocupes, puedes sustituirla por tu fruta favorita, cambiando la mermelada y la fruta para decorarla saldrá igual de buena de mandarinas, kiwi, frambuesas, moras, arándanos, higos.... lo que prefieras.

Si lo que no te convence es el bizcocho de chocolate, lo puedes hacer sin Colacao, sustituyendo el peso de este por más harina y saldrá también buenísimo. Pero este es un bizcocho muy fácil de hacer y sale estupendo tal cual, no es un bizcocho excesivamente dulce.

Si estás preparando un rico menú de San Valentín, haz tu compra con nosotros y te ahorraras mucho tiempo y por supuesto no puedes olvidarte del postre.

La receta de hoy es más laboriosa que otras que hemos compartido, pero no es difícil, cualquiera puede hacerla y como siempre os decimos si tenéis unas buenas materias primas tendréis la mitad ya conseguido.

Haz tu compra online en Saborilandia y te garantizamos que tendrás los mejores productos, de una calidad excepcional en tu casa cómodamente, sin colas, ni desplazamientos.

 

Dificultad:                            Tiempo de preparación:
Media 1 hora y 20 minutos.

 

Ingredientes:

-        Para el bizcocho:

Huevos camperos

200 gr Azúcar

200 gr Aceite de girasol

150 gr Leche

250 gr Colacao

300 gr Harina

1 Sobre Levadura química (Tipo Royal)

-        Para la cobertura:

200 gr Mermelada de fresa

200 gr Nata para montar

40 gr Azúcar

250 gr Fresón

Unas ramitas de hierbabuena fresca para decorar (opcional)

Bizcocho para tarta fácil

Lo primero encendemos el horno a 180 grados para que se vaya calentando y una vez encendido nos ponemos manos a la obra.

Cogemos un bol grande, donde podamos mezclar todos los ingredientes.

Lo primero cascamos los 4 huevos dentro del bol y añadimos el azúcar, con ayuda si tenemos de una batidora de varillas, si no de unas varillas manuales y a falta de ellas, aunque esto costará más, dos tenedores enfrentados, montamos con ello los huevos y el azúcar intentando incorporar aire a la mezcla hasta que empieza a blanquear.

Una vez tengamos la mezcla anterior abandonamos la batidora, a partir de ahora moveremos la mezcla con una lengua de cocina o una cuchara, con cuidado para que no pierda el aire que hemos introducido y no se caiga.

En este momento incorporamos los líquidos, el aceite de girasol (podemos perfectamente sustituirlo por oliva, pero quedará un bizcocho con un sabor más fuerte) y la leche, movemos un poquito con movimientos envolventes.

Añadimos a la mezcla anterior el Colacao tamizado, y la harina mezclada previamente con la levadura y tamizada también, con la lengua de cocina seguimos realizando movimientos envolventes y no demasiado enérgicos, para que así no se nos caiga la mezcla, continuamos hasta que todos los ingredientes se homogenicen.Molde de corazón

Cogemos nuestro molde, nosotros hemos usado un molde de corazón, pero puedes hacerlo con el que tengas en casa, redondo cuadrado, el que más te guste. Pincelamos todo el molde con unas gotitas de aceite de girasol y le espolvoreamos azúcar, para evitar así que se nos pegue nuestro bizcocho.

Añadimos la mezcla anterior dentro del molde e introducimos en el horno precalentado a 180 grados, nosotros hemos usado la función ventilador de nuestro horno y tarda unos 40 minutos, si no es una opción en tu horno puedes hacerlo igualmente encendiendo arriba y abajo, tardará un pelín más, pero saldrá igual.

Dejamos hornear y pinchamos con algo fino para comprobar que está hecho, puedes hacerlo con una brocheta metálica, si no tenéis lo podéis hacer con un cuchillo de punta o un tenedor, al sacarlo ha de salir limpio, si tienen restos de masa es que le falta un poquito.

Una vez que tenemos el bizcocho hecho lo dejamos enfriar unas horas para poder trabajar mejor.

Bizcocho para tarta de chocolate

Una vez frío desmoldamos lo ponemos boca abajo y con un cuchillo de sierra grande, un cuchillo panadero, cortamos el bizcocho horizontalmente por la mitad, esto lo hacemos desde los bordes, haciendo varios cortes en los lados y juntando todos ellos en el centro del bizcocho, esto lo hacemos para evitar torcernos en los laterales.

Relleno de mermelada de fresa

Una vez partido por la mitad lo vamos a rellenar con mermelada de fresa, podemos comprarla hecha o hacerla nosotros en casa. Os dejo la receta de mermelada de fresa por si queréis utilizarla. Nosotros en este caso, hemos usado una mermelada artesana Anko que podéis encontrar en nuestra tienda y está muy rica.

Tarta de nata y fresas

Una vez relleno de mermelada volvemos a juntar las dos mitades, ponemos nuestro bizcocho sobre una tabla o una bandeja plana para extender después la nata con facilidad.

En este momento montamos la nata, aunque parezca difícil es muy fácil, se basa en introducir aire a la mezcla de nata líquida (importante que sea “nata de montar” y de buena calidad) y azúcar, así al igual que hicimos con el huevo anteriormente nos ayudamos de la varilla, si tenemos batidora mejor que mejor. En menos de cinco minutos tendrás nata de pastelería lista.

Tenemos que cerciorarnos que la nata esté muy, muy fría, así montará antes y mejor, ponemos la nata en el vaso de la batidora con dos cucharadas de azúcar y batimos hasta que tenga consistencia, pero sin pasarnos, en cuanto la nata está rígida paramos para que no se estropee.

¿Cómo sabemos cuándo está la nata? Para esta receta la nata tiene que estar bien montada, por ello podemos batir hasta que podamos dar la vuelta al vaso de la batidora y no se caiga nada, también veremos que ha doblado su volumen inicial.

Ahora con el bizcocho sobre la tabla y con ayuda de una espátula ponemos la nata en la parte superior y en los laterales alisamos con la espátula y girando la tabla para que sea más fácil.

Limpiamos el fresón, le cortamos los rabitos y los partimos en láminas, intentando que todos nos queden con un grosor similar y lo colocamos en la parte superior de la tarta, lo decoramos entre medias con unas hojitas de menta y…¡Listo!

Si tu molde no es de corazón y has hecho un bizcocho cuadrado o redondo, no pasa nada, puedes colocar el fresón haciendo la forma de corazón y te quedará igual de bonito.

¿A qué ha sido mucho más fácil de lo que esperabas?

Cualquier duda, aportación o sugerencia, ya sabéis podéis escribirlo en los comentarios y estaremos encantados de ayudaros.

Compra todos los ingredientes de manera cómoda con Saborilandia, los mejores productos en casa en solo un par de click.

Si quieres estar al día de nuestras novedades puede suscribirte a nuestra Newsletter y tendrás un descuento de 10 % para tu compra.

¡Feliz San Valentín!